Facebook Twitter Google +1     Admin

Refugiados palestinos atrapados en Irak

En estas últimas semanas hemos conocido la crítica situación humanitaria que padecen los palestinos de Gaza, bloqueadas sus fronteras a la entrada de alimentos, medicinas y combustible; atrapados en su propio territorio, cerradas sus fronteras y sin acceso a la asistencia humanitaria de las organizaciones no gubernamentales.
Pero si la situación actual en la que viven los palestinos de Gaza es casi insostenible, hay compatriotas suyos que están viviendo en una peor situación. Se trata de los refugiados palestinos en Irak; atrapados en tres campos (al-Hol, al-Tanaf y al-Walid) situados entre la frontera iraquí y la siria, algunos incluso sin el reconocimiento de su estatus de refugiados. Soportando temperaturas extremas (entre bajo cero y 50°C), asistidos por ACNUR y la Media Luna Roja, sin permiso de entrada a territorio sirio, y amenazados continuamente por la violencia de la guerra iraquí, permanecen en tierra de nadie porque no se les permite ir a otro lugar.
Aproximadamente 34.000 refugiados palestinos vivían en Irak antes de la invasión norteamericana 3en 2003, de los que quedan unos 13.000, la gran mayoría refugiados en el propio Irak. A partir de la invasión han sufrido amenazas, detenciones arbitrarias, torturas y asesinatos por parte de las fuerzas de ocupación o de las fuerzas de la oposición al gobierno iraquí. Considerados protegidos del depuesto gobierno iraquí y mayoritariamente sunníes, los palestinos de Irak han sufrido ataques sistemáticos por parte de las milicias chiíes. Las zonas en las que se encuentran estos tres campos de refugiados son áridas en extremo; mientras las autoridades sirias les han denegado la entrada a su territorio, continúan abandonados a su suerte niños y adultos, cumpliendo el castigo de no tener una tierra en la que poder vivir en paz.
08/05/2008 20:00. Autor: Joaquina Ramilo ;?>

Comentarios » Ir a formulario

olvidados

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris