Facebook Twitter Google +1     Admin

Iniciativas bibliotecarias frente a conflictos armados

20130717124649-bibliobus-sevei-biblioteques-del-front.jpg

Los conflictos armados suponen –aparte de la inseguridad y de la grave emergencia humanitaria provocada- el desgarro del sistema social y cultural y la ruptura de las relaciones sociales y las actividades cotidianas. Pero, a pesar de la toda la destrucción que conllevan los conflictos armados, existen iniciativas de salvaguarda del patrimonio y de promoción del acceso a la información y al conocimiento que tras la finalización de los conflictos ayudan a la pacificación y a la rehabilitación post-bélica.

Sin embargo, son pocas las iniciativas bibliotecarias llevadas a cabo mientras un conflicto armado está en plena efervescencia. Escasez comprensible, dado el riesgo que supone para la vida misma de los profesionales bibliotecarios y la dificultad que entraña la puesta en marcha de dichas iniciativas. Por eso, hoy os presentamos dos iniciativas de este tipo. La primera de ellas de perfil histórico, al tener lugar durante la Guerra Civil española. Y la segunda, de perfil actual, y que sigue en marcha a día de hoy y con buenas perspectivas de éxito.

1. El Servei de Biblioteques del Front (SBF) fue creado en 1937, consistente en una red de bibliotecas ambulantes coordinadas por la dirección de las Red de Bibliotecas Populares de la Generalitat de Cataluña, a cargo de Jordi Rubió, también director de la Biblioteca de Catalunya y de la Escola de Bibliotecàries (origen de la actual Facultat de Biblioteconomia y Documentació de la Universitat de Barcelona). El SBF tomó el relevo de una iniciativa de la Agrupació d’Escriptors Catalans que en agosto de 1936 había comenzado a enviar remesas de libros a los soldados del Frente de Aragón. Realmente el establecimiento de este servicio de lectura pública destinado a los soldados respondió a peticiones expresas de las milicias republicanas del Frente de Aragón que demandaban libros para distraer a los combatientes y aligerar los períodos de inactividad. También se tuvo en cuenta la experiencia de los servicios de lectura durante la Primera Guerra Mundial.

El Servei de Biblioteques del Front se organizaba de la siguiente forma: depósito central de fondos y servicios técnicos centrales (en Barcelona), dos subcentrales (en Cervera y Tarragona) y varios puntos de servicio (en bibliotecas de hospitales de campaña y en bibliotecas de primera línea del frente). En enero de 1939, pocas semanas después de la entrada de las tropas de Franco en Barcelona, cierra el SBF, quedando también temporalmente paralizada la actividad de las bibliotecas públicas de la provincia.

Los viajes de los bibliobuses del SBF también sirvieron en algunas ocasiones para recuperar fondos de bibliotecas amenazadas de destrucción. Ciertamente, la labor de salvamento del patrimonio bibliográfico llevada a cabo por Jordi Rubió y sus colaboradores, incluidas las bibliotecarias voluntarias, fue ingente y no exenta de dificultades.

2. El papel que la biblioteca pública puede desarrollar en la contribución al buen término de un proceso de pacificación, como espacio de formación y convivencia, de acceso democrático a la cultura y la educación, y de promoción de las diferentes manifestaciones culturales de un territorio, no ha sido suficientemente analizado. El Sistema de Bibliotecas de Medellín (Colombia) ha demostrado que ese papel es posible, con una filosofía enmarcada en los siguientes componentes:

  • Educativo: Fomento del acceso al conocimiento, a la investigación y a la capacitación para la toma de decisiones a partir de la red de información y contenidos de las bibliotecas de la Red.

  • Cultural: Se busca propiciar el reconocimiento de la diversidad, impulsar dinámicas de creación y producción, preservar el patrimonio cultural, y ofrecer espacios de calidad para las manifestaciones artísticas.

  • Social: Promoción y apoyo a la comunidad en la participación y el diálogo, y en el reconocimiento de su identidad, el fortalecimiento del tejido social para la construcción de una ciudadanía democrática, cultural y plural, por medio de los espacios públicos para el encuentro ciudadano.

La Red de Bibliotecas Públicas de Medellín está integrada por la Biblioteca Pública Piloto de Medellín y sus seis filiales, cinco Parques-Biblioteca, ocho Bibliotecas de Cultura Ciudadana, doce Bibliotecas Populares de municipios del área metropolitana, y seis bibliotecas especializadas. Los Parques Biblioteca de esta Red son, además de un lugar de acceso a la información y el conocimiento, lugares para el aprendizaje y espacios de convivencia.

El conflicto armado interno en Colombia comenzó en la década de los 60, y enfrenta al ejército colombiano y las guerrillas de extrema izquierda y los grupos paramilitares de extrema derecha, a lo que se suma la estrecha relación con la mafia del narcotráfico. La escalada de violencia ha pasado por diferentes niveles, siendo la población civil quién más ha sufrido. Las violaciones de los derechos humanos han sido generalizadas: secuestros, desplazamientos forzosos, torturas y asesinatos han sido moneda de cambio durante más de 50 años. A pesar de las recientes desmovilizaciones de los grupos paramilitares y del debilitamiento de la guerrilla, las bases del conflicto colombiano siguen latentes y se prevé un proceso de paz complicado y no exento de obstáculos. El Plan Nacional de Lectura y Bibliotecas de Colombia pretende ser un instrumento eficaz para lograr una mayor cohesión social, el fortalecimiento democrático, y un aumento de los niveles educativos y culturales.

* Original publicado en Inqnable.

17/07/2013 12:45. Autor: Joaquina Ramilo ;?>

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris