Facebook Twitter Google +1     Admin

Centenario de Miguel Hernández

20101030204338-miguel-hernandez-20100615-1803176638.jpg

Tengo estos huesos hechos a las penas
y a las cavilaciones estas sienes:
pena que vas, cavilación que vienes
como el mar de la playa a las arenas.

Como el mar de la playa a las arenas,
voy en este naufragio de vaivenes,
por una noche oscura de sartenes
redondas, pobres, tristes y morenas.

Nadie me salvará de este naufragio
si no es tu amor, la tabla que procuro,
si no es tu voz, el norte que pretendo.

Eludiendo por eso el mal presagio
de que ni en ti siquiera habré seguro,
voy entre pena y pena sonriendo.

 

Nacido en Orihuela el 30 de octubre de 1910, Miguel Hernández empieza a escribir poesía hacia 1925. En 1936 se publica su conocido libro de poemas El rayo que no cesa. Destinado al frente durante la Guerra Civil, siendo al fin de ésta detenido y enviado a prisión, falleció de tuberculosis, a los 31 años, en la prisión de Alicante, en plena madurez literaria.

Nunca sabremos lo que nos perdimos de la poesía hernandiana, escrita en su gran parte desde la cárcel, quedándonos poco de ella para disfrutarla.

30/10/2010 20:39. Autor: Joaquina Ramilo ;?>

Comentarios » Ir a formulario

olvidados

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris